PTVA

Programas de transición a la vida adulta, formación profesional y empleo.

 

  • Respuesta a alumnos con discapacidad en el período de transición.
  • Formación Ocupacional.
  • Inserción laboral.
  • Asistencia especializada para personas con discapacidad intelectual.

 

Programas de transición a la vida adulta, formación profesional y empleo.

1. Respuesta a alumnos con discapacidad intelectual en el período de transición.

-          Diversificación curricular en centros ordinarios

-          Programas de Garantía Social para ACNEES.

-                                              Programas de Transición a la Vida Adulta (PTVA).

 

1.1. Diversificación curricular

Los profesores de Enseñanza Secundaria se plantean cuáles son las necesidades de los alumnos con deficiencia mental y las posibilidades de una respuesta educativa ajustada desde el curriculum de la Educación Secundaria Obligatoria. Algunas de las necesidades educativas especiales que presentan estos alumnos son (Garrido y Arnáiz, 1999):

-                     Adquirir mayor autonomía en el contexto escolar, social  y familiar.

-                     Adquirir competencia social.

-                     Desarrollar capacidades mentales básicas: memoria, atención y razonamiento.

-                     Mejorar su nivel de autoestima y autoconcepto.

-                     Acceder a los aprendizajes mediante la manipulación de la información.

-                     Acceder a los aprendizajes partiendo de los contenidos procedimentales.

-                     Aumentar la capacidad de comunicación: expresión y compresión oral y escrita.

-                     Generalizar los aprendizajes a otros contextos y situaciones.

-                     Apoyos de tipo visual y verbal para la comprensión de las instrucciones.

-                     Acceder a la simbolización y abstracción de los conceptos.

Una medida curricular importante es la opcionalidad: trata de ofrecer a todos los alumnos la posibilidad de desarrollar las mismas capacidades de los objetivos generales siguiendo itinerarios diferentes de contenidos.

La diversificación curricular es una medida excepcional de atención a la diversidad que consiste en adaptar globalmente el currículo de la ESO a las necesidades educativas especiales de ciertos alumnos, con una organización distinta a la establecida con carácter general, que ha de atender a las capacidades recogidas en los objetivos generales de etapa y a los contenidos esenciales del conjunto de las áreas. Todo ello con la finalidad de que los alumnos con 16 años o más puedan alcanzar los objetivos generales y obtener el título de Graduado en Educación Secundaria. Consiste en modificaciones sustanciales de objetivos generales, contenidos y criterios de evaluación (Acsignificativas) sino también de la organización de las propias áreas de etapa establecidas con carácter general.

En la E.S.O. se pueden repetir dos cursos, uno en cada ciclo, pero no es recomendable prolongar innecesariamente la escolarización más allá de los 18 años. Existen otros recursos educativos más adecuados como los Programas de Garantía Social (FEAPS Andalucía).

1.2. Programas de Garantía Social

El Artículo 23.2 de la L.O.G.S.E. establece: “Para los alumnos que no alcancen los objetivos de la educación secundaria obligatoria se organizarán programas específicos de garantía social, con el fin de proporcionarles una formación básica y profesional que les permita incorporarse a la vida activa o proseguir sus estudios en las distintas enseñanzas reguladas en esta ley y, especialmente, en la formación profesional específica de grado medio… La Administración local podrá colaborar con las Administraciones educativas en el desarrollo de estos programas.”
En su desarrollo, se publicó la Orden 1207/2000, de 19 de abril, de la Consejería de Educación, por la que se regulan los programas de Garantía Social en la Comunidad de Madrid (BOLETÍN OFICIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID de 3 de mayo).

Objetivos

  1. Ampliar la formación de los alumnos, en orden a la adquisición de capacidades propias de la enseñanza básica, con objeto de permitir su incorporación a la vida activa y, en su caso, proseguir estudios, especialmente en la formación profesional específica de grado medio.
  2. Prepararles para el ejercicio de actividades profesionales, en oficios u ocupaciones acordes con sus capacidades y expectativas personales.
  3. Desarrollar y afianzar su madurez personal, mediante la adquisición de hábitos y capacidades que les permitan participar, como trabajadores y ciudadanos responsables, en el trabajo y en la actividad social y cultural.

Destinatarios
Se podrán incorporar a estos programas los jóvenes menores de 21 que, al menos, cumplan 16 en el año natural en que se inicie el programa, y no hayan alcanzado los objetivos de la Educación Secundaria Obligatoria ni posean titulación alguna de Formación Profesional.
Condiciones de acceso de los alumnos escolarizados
Tienen la consideración de escolarizados los alumnos que en el curso anterior al de su incorporación al programa de Garantía Social hayan estado inscritos en alguna modalidad de enseñanza reglada y hayan sido objeto de evaluación final.  El acceso de los alumnos escolarizados que reúnan las condiciones de los destinatarios de estos programas, se realizará a propuesta del equipo educativo correspondiente y requerirá la siguiente documentación:

  1. Informe motivado del Departamento de Orientación.
  2. Aceptación del interesado o, si éste es menor de edad, de la de sus padres o tutores.
  3. Informe favorable del Servicio de Inspección Educativa.

Componentes formativos

- Área de Formación Profesional Específica
- Área de Formación y Orientación Laboral
- Área de Formación Básica
- Actividades complementarias
- Tutoría
15-18 horas
2-3 horas
6-9 horas
2-3 horas
1-2 horas

Modalidades de los Programas de Garantía Social y principales características de cada una de ellas.

Iniciación Profesional Alumnos con
Necesidades
Educativas
Especiales
Formación-Empleo Talleres Profesionales
Formación en ámbito escolar Dirigido a alumnos con algún tipo de discapacidad Combinan la formación con un contrato laboral Atienden al contexto sociocultural y familiar del joven
Se imparten en Centros Educativos autorizados Se imparten en Centros Educativos autorizados y entidades privadas sin fines de lucro Lo imparten Entidades Locales y Asociaciones Empresariales sin fines de lucro Se imparten en Centros de Educación de Personas Adultas, Unidades Específicas de Formación e Inserción Laboral y entidades privadas sin fines de lucro
Duración: 1 curso Duración: 2 cursos o 1800 horas Duración 1 año o 1100 horas Duración: Mínimo 11 meses, asegurado 1100 horas

 

Prácticas
En las modalidades de Iniciación Profesional, Talleres Profesionales y para Alumnos con Necesidades Educativas Especiales, los alumnos podrán realizar, de forma voluntaria (1), prácticas formativas con una duración máxima de 150 horas, en empresas relacionadas con el perfil que se está cursando. Dichas prácticas se realizarán, preferentemente, en el último trimestre del Programa.
(1) Salvo en el perfil de Auxiliar de Ayuda a Domicilio y Residencias Asistidas, que son obligatorias.

Certificación
Los alumnos que superen un Programa de Garantía Social recibirán una certificación académica de los resultados obtenidos.
Acceso a estudios posteriores
Los alumnos que superen un Programa de Garantía Social podrán continuar estudios de formación profesional específica de grado medio previa superación de una prueba de acceso.

1.3. Programas de transición a la vida adulta.

Aparecen por primera vez en España en la legislación educativa del curso 1998/1999, fundamentalmente para las personas con retraso mental. Tienen una dimensión fundamentalmente curricular (intraescolar) y se realizan en los centros de educación especial.

-          Se desarrolla en EEUU a partir de 1984.

-          Responde a la preocupación por el fracaso de la escuela como medio para garantizar la inserción en el empleo de las personas con discapacidad.

-          Están destinados a alumnos entre 16 y 20 años, se dirigen a facilitar el desarrollo de la autonomía personal y la integración social, pudiendo tener un componente de formación profesional específica.

-          En realidad presentan contenidos demasiado académicos, no preparan para una verdadera transición.

 

Existen cinco factores que determinan el éxito de un buen programa de transición (Kohler, 1996):

1. Planificación centrada en la persona.

-          Basada en sus necesidades, preferencias e intereses.

-          El interesado debe ser participante activo del programa.

-          Debe generar un perfil personal basado en el ámbito profesional y de su vida social.

-          Debe generar un plan de futuro: empleo, vivienda, ocio…

-          Debe especificar las personas fundamentales de apoyo.

-          Debe especificar las personas que garantizan el seguimiento.

2. Implicación familiar.

-          Promover reuniones que orienten a los familiares y generen expectativas ajustadas.

-          Fomentar la participación de familiares en equipos humanos y organismos asociativos.

3. Colaboración de instituciones, servicios y agentes sociales.

-          Personal escolar.

-          Empresariado.

-          Instituciones locales o de la CAM.

-          Agencias asociativas (Asociaciones, FEAPS…)

-          Grupos de autoayuda.

4. Desarrollo de la persona adecuado.

-          Formación que favorezca la autodeterminación, vida independiente y habilidades sociales.

-          Formación profesional y prácticas laborales.

-          Entrenamiento basado en la comunidad.

5. Integración de servicios que refuercen el desarrollo personal.

-          Apoyos laborales, terapéuticos, psiquiátricos…

-          Redes sociales que garanticen el ocio y la vida social.

 

2. Formación Ocupacional

Se utiliza el término formación ocupacional y no formación profesional o formación para el empleo… ya que éste resulta un término más específico y diferenciado. Ya que la formación ocupacional es un proceso más específico vinculado a acciones y aprendizajes de competencias profesiones concretas y determinadas, que permiten el ejercicio de una serie de funciones y tareas referidas a una ocupación (Guerrero, 2002).

Según Guerrero (2002) la formación ocupacional tata de proporcionar una respuesta a la necesidad que tienen las personas adultas con discapacidad intelectual de participar en actividades y aprendizajes productivos que les permitan desempeñar un rol más activo en la sociedad.

La finalidad de la formación ocupacional será que cada individuo desarrolle al máximo sus potencialidades, manteniendo el mayor control posible sobre su propia vida, propiciando su participación en la vida de la comunidad y su desarrollo personal y social así como la mejora de su calidad de vida en todas sus dimensiones.

La formación debe proporcionar, por un lado, oportunidades para desarrollar aptitudes e instrumentos para el aprendizaje laboral, para el desenvolvimiento en la vida cotidiana, para las relaciones interpersonales, para la utilización del ocio y tiempo libre y para el desarrollo comunitario. Y por otro, par la elección y resolución de problemas, descubrir significados, creatividad y búsqueda de valores y para el desarrollo emocional e intelectual.

3. Inserción laboral de personas con discapacidad intelectual.

Cuando una persona con retraso mental comienza a trabajar logra la autonomía la independencia el acceso al estatus de adulto y el desarrollo personal que todos perseguimos en nuestra vida.

Con el acceso al mundo laboral, se fomentan las relaciones sociales, la participación en la vida de la comunidad y en actividades de ocio y tiempo libre.

El proceso de integración laboral es un proceso complejo donde se desarrolla todo un sistema metodológico de actuación y cuyo fin es establecer una relación laboral, pro medio de un contrato de trabajo, entre los demandantes de empleo y una empresa situada dentro de la comunidad.

Tradicionalmente los Centros Especiales de Empleo han sido la única alternativa que podíamos ofrecer a las personas con retraso mental para incorporarse al mundo laboral.

En la actualidad, el proceso de integración laboral se ha inclinado hacia la incorporación de las persona con retraso mental en las empresas ordinarias, desarrollando para ello, todo un sistema metodológico de actuación, basado en el “empleo con apoyo”. Su finalidad es establecer una relación laboral, por medio de un contrato de trabajo, entre los demandantes de empleo y una empresa situada dentro de la comunidad.

3.1. Centros especiales de empleo.

Es una empresa que tiene entre sus objetivos la inserción laboral de trabajadores con discapacidad.

-          Debe ser económicamente viable y sus trabajadores justamente retribuidos.

-          Cumplen una función asistencial: ofrecen un servicio de ajuste personal y social a los empleados.

-          Deben servir de “pasarela” hacia el empleo ordinario, no ser un fín en sí mismo. Para ello se supervisan los métodos de trabajo para que éstos se ajusten a las capacidades de los trabajadores y se desarrollen las aptitudes necesarias para poder acceder en el futuro a puestos de trabajo en empresas ordinarias.

Requisitos para que una empresa sea considerada CEE:

-                                              Empleados: exclusivamente persona con discapacidad (salvo algunos puestos).

-                                              Deben inscribirse en el registro de centros de empleo protegido para trabajadores con discapacidad, sobre todo si desean pedir las subvenciones que otorgan las administraciones públicas.

Beneficios que reciben:

-          Ayudas para la creación.

-          Ayudas para el mantenimiento del centro:

-          Subvenciones por puesto de trabajo ocupado por una persona con discapacidad.

-          Bonificación de la cuota empresarial a la Seguridad Social.

-          Adaptación de puestos de trabajo y eliminación de barreras arquitectónicas.

3.2. Empleo con apoyo.

Documento adjunto: Verdugo, M.A. y Jenaro. C.  El empleo con apoyo. Una nueva posibilidad laboral para personas con discapacidad. Siglo Cero.

4. Asistencia especializada para personas con discapacidad intelectual.

La asistencia especializada como instrumento de atención específica a las persona con discapacidad está dirigida a garantizar la mejor calidad de vida de éstas.

4.1. Centros residenciales.

Están destinados a aquellas personas con discapacidad que, no pudiendo ser asistidas en su medio familiar, precisan de este recurso temporal o permanentemente. Entre estos centros se distinguen:

a)  Residencia para personas que necesitan apoyo generalizado (gravemente afectadas).

Atienden a personas con una discapacidad tan grave que precisan de la ayuda de otra persona para la realización de las actividades de la vida diaria. Se encuentran configuradas en régimen de internado.

b) Residencia de adultos.

Centros residenciales configurados como recursos de atención integral, destinado a atender a personas con discapacidad que disfruten de cierta autonomía y que, por razones familiares, formativas o laborales, tengan dificultad para la vida familiar normalizada y la integración social.

c) Viviendas tuteladas.

Son unidades de alojamiento y convivencia ubicadas en edificios o zonas de vivienda normalizadas, dotadas del equipamiento y servicios necesarios para el alojamiento, manutención y apoyo social de un grupo de personas con un cierto nivel de autonomía.

4.2. Centros de día.

Destinado a la atención de aquellas prsonas que no pueden integrarse, temporal o permanentemente, en un medio laboral normalizado, que por su grado de discapacidad, precisen de una atención continuada. Existen:

a) Unidades de día.

Son centros configurados en régimen de media pensión, para personas cuyo grado de discapacidad les haga necesario un amplio nivel de apoyos para la realización de las actividades de la vida diaria y no puedan ser atendidos por sus familiares durante el día. Prestarán a la persona una atención educativa, sanitaria, higiénica y alimentaria que les garantice una adecuada calidad de vida.

b) Centros ocupacionales

Tienen como finalidad la habilitación profesional y social de personas cuya discapacidad no les ha permitido integrarse temporal o definitivamente en una empresa ordinaria o en un centro especial de empleo.

El persona de estos centros trabaja en el desarrollo de las potencialidades de la persona a través del:

-          Aprendizaje de conductas básicas con el objeto de alcanzar el mayor grado de integración social y de autonomía personal.

-          Desarrollo de programas de habilitación y rehabilitación, para lograr el máximo desarrollo de sus capacidades.

 

Comentarios desactivados
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: